Consejos para una buena digestión

Con la gran cantidad de alimentos que tenemos hoy en día, se presentan a nuestros paladares un enorme y amplio abanico de posibilidades para mezclar alimentos, preparar ricos estofados, guisos, purés y un sinfín de platos que escapan de la imaginación. Es importante que a la hora de comer y tomar algo, el plato quede vistoso y colorido, pues un plato no solamente nos aporta nutrientes, también emociones positivas que nuestro organismo recibe e interpreta de una manera u otra. Según los higienistas y la medicina ayurveda, no deberíamos ingerir alimentos cuando nos sintamos enfadados, deprimidos o estemos soportando una tensión nerviosa. Esta creencia es por el hecho de que las emociones repercuten no de cierta manera, sino de tremenda manera en nuestro organismo, tanto en el proceso digestivo, cuando hacemos deporte, dormimos o realizamos una tarea. Si nos encontramos enfadados y con una carga de estrés negativo, nuestro cuerpo lo notará inmediatamente y no recibirá el alimento como el que lo come alegre, contento y tranquilo.

Tal vez parezca una tontería, y la mayoría de nosotros indistintamente de encontrarnos enfadados o contentos, seguramente cuando nos comemos algo no pensamos en eso y ni siquiera notamos nada. Al igual que las emociones negativas, la combinación de algunos alimentos pueden entorpecer el proceso digestivo y hacernos desperdiciar energía que puede resultarnos muy útil para encarar el dia a día, como por ejemplo para hacer ejercicio.

Una correcta combinación de alimentos facilita el proceso digestivoA continuación os dejamos unos pequeños consejos para ahorrar energía cuando comemos y no dificultar el proceso digestivo, pues de este proceso depende la absorción de nutrientes como las vitaminas, el agua y los minerales:

  • No mezclar grupos de proteinas diferentes, como por ejemplo carnes y pescados, leche y frutos secos, legumbres y carne en el mismo plato. Aunque las proteinas requieren un medio ácido para ser digeridas, cada grupo de proteínas presenta sus características. Por ejemplo en la leche, la principal proteína es la caseína, y ésta viene en forma de micelas difíciles de absorber, además de que la leche contiene bastante calcio que favorece la neutralización de los ácidos estomacales, entorpeciendo aún más el proceso digestivo. Las legumbres son ya de por sí indigestas comidas solas, si las mezclamos con carne o pescado el proceso digestivo será aún más lento y costoso, obligando a nuestro cuerpo a gastar más energía.
  • No beber durante las comidas. Aunque no sea grave, es importante que evitemos beber durante las comidas, y si lo hacemos que sea agua. El agua neutraliza los ácidos estomacales, entorpeciendo sobre todo la digestión de proteinas. Es aconsejable beber media hora antes y 1 hora después de las comidas. En cuanto a los resfrescos, gaseosas y bebidas alcohólicas, favorecen la aparición de gases, fermentaciones intestinales y además de producir grandes picos de glucemia por su riqueza en azúcares refinados.
  • Descansar después de las comidas. Este hábito es muy importante y en muchas familias es costumbre cuando se termina de comer. Es un hábito muy saludable y facilitaremos el proceso digestivo. Eso sí, evitaremos tumbarnos inmediatamente después de comer y si nos echamos un ratito la siesta, lo haremos del costado izquierdo para que nuestro hígado se encuentre más cómodo.
  • Comidas muy calientes. Como por ejemplo café, o los guisos y estofados que preparan nuestras abuelas durante el invierno. Aunque algunas sean comidas saludables (el café desde luego que no ni mucho menos), si las tomamos muy calientes, además de que por norma general son comidas indigestas, la alta temperatura favorecerá una inflamación de las paredes del estómago y el intestino, dificultando la absorción de nutrientes. Dato importante además para aquéllas personas que sufran o hayan sufrido úlceras en el estómago.
  • Mezcla de alimentos concentrados. Cuando hablamos de alimentos concentrados, nos referimos a alimentos que contienen bastante cantidad de nutrientes y energía, como por ejemplo los frutos secos, los tubérculos, las carnes, el pescado, los cereales y las legumbres. A diferencia de las verduras y las frutas, estos alimentos son difíciles de digerir y debemos combinarlos exclusivamente con verduras y en algunos casos algunas frutas, para facilitar el proceso digestivo. Por ejemplo el arroz con pollo, lentejas con chorizo, pescado con patatas, tartas de queso, pollo con almendras, guisantes con jamón… Todos estos menús, aunque estén bien confeccionados y nadie discute que sean sabrosos y nutritivos, a nivel digestivo no son idóneos. Con estas mezclas favoreceremos una putrefacción a nivel intestinal, digestiones pesadas, mala bsorción de nutrientes y un descenso del ph, provocando con ello una pérdida de energía.
  • Practicar ejercicio regular. El sedentarismo, además de favorecer el estreñimiento, repercute negativamente en nuestro intestino, haciendo que se vuelva vago y perezoso. La práctica de actividad fisica, aunque sean 20 minutos subiendo escaleras o una hora andando, favorece el peristaltismo intestinal y tonifica el aparato digestivo.
  • Infusiones. Las infusiones son muy digestivas y son ideales si se padecen con frecuencia excesos de acidez, digestiones pesadas, flatulencias y estreñimiento. Tienen efecto alcalinizante, descongestionan y depuran nuestra sangre y órganos. Las más recomendables son las de manzanilla, hierbabuena, cardo mariano, boldo, melisa, anís, desmodium, elpidium y menta. También se admiten la toma de complementos naturales para facilitar la digestión, entre ellos desde Gama Natural, os recomendamos la enzima de papaya (muy efectiva) y la bromelaína de la piña.
  • Frutas. Aunque las frutas no deben ser tomadas de postre, sino lejos de las comidas, hay 3 que podemos tomar después de las comidas ya que facilitan el proceso digestivo y colaboran en la digestión de nutrientes. Son la manzana, la pera y la papaya. Habréis oido decir que la piña también es digestiva, pero principalmente las 3 primeras son las ideales.
  • Especias. Las especias como el comino, el cilantro, cúrcuma, jengibre, el limón… Son muy saludables y además de dar un toque vistoso al plato, facilitarán el proceso digestivo. Es importante no excederse tampoco, máximo 3 por plato. Para las ensaladas es aconsejable utilizar limón o vinagre de manzana, ya que el vinagre de vino congestiona mucho nuestro hígado y es muy acidificante.

Recordad que podéis echarle imaginación, y que estos sencillos consejos pueden aplicarse sin la necesidad de privarnos de nada.

2 comentarios en “Consejos para una buena digestión

Deja un comentario