Cosas que no sabías sobre la proteina animal

Desde Gama Natural, os traemos un artículo que puede generar polémica entre los lectores, pero lo hemos creido conveniente y se hace necesario aclarar varios aspectos sobre el consumo de proteina animal, tan popularizada en el mundo actual. En este artículo nos atrevemos a afirmar que no es estrictamente necesario incluir proteina animal en nuestra dieta, pues existen muchos alimentos que pueden nutrirnos de una manera excepcional sin sufrir ningún tipo de carencia vitamínica ni energética.

Antes de nada, queremos explicar que aunque muchos piensen que no, sino consumes alimentos de origen animal como la leche, la carne, el pescado o los huevos, no vas a sufrir ningún tipo de enfermedad o vas a presentar trastornos nervisosos, para nada. Eso sí, siempre y cuando lleves una alimentación muy correcta y bastante rica en nutrientes esenciales. Algunos médicos afirman que evitar el consumo de alimentos de origen animal puede dar lugar a anemias ferropénicas y anemias perniciosas que según ellos son muy dificiles de tratar. Los alimentos de origen animal son ricos en proteinas de carácter completo, contienen hierro hemo y además aportan buenas cantidades de vitamina B12, esencial para la formación de nuevos glóbulos rojos. Si existe una carencia de estos nutrientes durante varios meses, es probable que aparezcan síntomas anémicos y problemas relacionados con el sistema nervioso (apatía, desgana, cansancio, fatiga, imnomnio, depresión, etc.) Esto es totalmente cierto, pero existen varias maneras de corregir este problema sin necesidad de consumir carnes, pescados, leche o huevos.

El consumo de grandes cantidades de proteina animal es perjudicial para la salud
El consumo de grandes cantidades de proteina animal es perjudicial para la salud

En primer lugar, para aclarar las dudas, el hierro contenido en los alimentos de origen animal, es el conocido como el hierro hemo, y el hierro contenido en los alimentos de origen vegetal es el hierro no-hemo. La diferencia entre ellos es que el hierro procedente de fuentes animales es más asimilable que el no-hemo. El hierro es un mineral con niveles de absorción muy bajos, alrededor de un 7 por ciento. Las fuentes procedentes de animales tienen tanto hierro hemo, como no-hemo, en las verduras solamente el segundo grupo es el que predomina. Los vegetales carecen de hierro hemo. La presencia de hierro en la sangre es fundamental para facilitar la oxigenación a cargo de la hemoblobina, proteína que realiza el transporte de oxígeno, y además de eso, el hierro participa en diversas funciones metabólicas celulares.

Una vez explicado esto compañeros, sin aburriros más, pasamos a lo interesante. Hay una cosa que no sabemos si es porque se les olvida o porque no les interesa contarlo. El hierro procedente de fuentes vegetales o hierro no-hemo necesita de varios cofactores para poder ser convertido en hierro hemo. Entre estos cofactores encontramos la vitamina C, esta vitamina participa activamente en la absorción de hierro, ayudando a convertir las sales férricas en ferrosas, así, de esta manera, nuestro intestino puede absorberlo, aunque es cierto que el porcentaje de absorción es más pequeño que cuando el hierro viene en su estado orgánico. Con esto queremos decir, que no solamente obtenemos hierro de alimentos de origen animal, sino que las fuentes vegetales, correctamente combinadas, pueden también aportarnos cantidades interesantes de hierro.

En cuanto a la vitamina B12, es importante que sepáis que no solamente se encuentra en la carne, la leche, los huevos y el pescado. Esta vitamina está presente en vegetales de hoja verde y en legumbres, el problema es que por culpa de la maldita contaminación agroquímica, casi toda la vitamina B12 se pierde, al igual que otras muchas, y si luego sometemos a la comida a altas temperaturas, como en procesos de cocción, adiós vitamina B12. Por tanto debemos de tener mucho ojo con este tema sino se quiere consumir alimentos de origen animal.

Dicho esto ahora pasamos a las proteinas animales, basándonos en razonamientos higienistas, que suelen ser los más apropiados respecto a salud, las proteinas de origen animal han sido formadas por otro organismo, otro ser vivo parecido al hombre en ciertos aspectos anatómicos, pero muy diferente a nivel digestivo, hormonal y espiritual. Estas proteinas formaban parte de otra estructura y han sido creadas para cumplir otros fines, entonces estas proteinas pasan a nuestro organismo que indiferentemente de donde vengan, nuestro cuerpo tiene que metabolizarlas, pero al venir de un animal, nuestro cuerpo debe hacer un esfuerzo por romper esas cadenas de aminoácidos y coger aquéllos que necesita para realizar todos sus procesos internos. Este problema no se encuentra con los alimentos de origen vegetal, éstos carecen de proteínas de carácter completo, pero si son ricos en aminoácidos esenciales,  por lo que nuestro cuerpo no se verá obligado a romper unos cimientos ya sólidos para construir los suyos propios, sino que le proporcionamos todos los materiales que necesita, nuevos y sin haber sido manipulados. Las fuentes vegetales contienen todos los aminoacidos que necesita el ser humano, algunos en mayor cantidad y otros en menos, pero la naturaleza nos ha brindado desde los principios de la historia, la oportunidad de poder cultivar diferentes especies vegetales, que en combinación unas con otras, nos dotan de todos los nutrientes que necesitamos, pues lo que alguno le falta, puede ser compensado por otro. Con esta premisa, no es necesario tener que consumir alimentos de origen animal, pues nuestro organismo necesita aminoacidos, no proteinas ya construidas por otro animal.

Entre los problemas que ocasiona el consumo de proteina animal, destacamos los siguientes:

  • Aceleran el envejecimiento prematuro.
  • Son más indigestas y requieren de un medio más ácido para ser metabolizadas.
  • Aumentan en gran medida la formación de ácido úrico.
  • Aumentan los niveles de colesterol y el riesgo de enfermedad cardiovascular.
  • Suelen estar combinadas con grasas de mala calidad.
  • Para poder consumirlas, se requiere de procesos de cocción a altas temperaturas, con las consecuencias que ello conlleva (reacciones de Maillard, nitrosaminas, etc) pues nuestro paladar no está adaptado al consumo de carne cruda.

Como añadido, la revista 20 minutos, de gran prestigio social, en uno de sus artículos de salud, dice que el consumo de proteina animal puede ser tan nocivo como el tabaco, la verdad que es una sentencia bastante alarmante a nuestro parecer. En cuanto a las personas que deseen obtener todos los nutrientes esenciales sin necesidad de consumir fuentes de origen animal, hay que tener presente que algunos alimentos combinados pueden aportarnos todos los aminoácidos que necesitamos, por ejemplo, las legumbres con arroz. Hacemos una excepción en los huevos de origen biológico, pues son bastante nutritivos y su consumo no conlleva la muerte de animales indefensos, siempre y cuando sean ecológicos. También recordaros, que aunque no lo publiquen por los medios, la quinoa y la soja contienen proteinas de carácter completo sin necesidad de combinarlos con ningún otro alimento, además son fuentes vegetales de alto valor nutritivo. En el caso de la soja, es un tema de gran controversia, pues también está bastante manipulada y agredida por la industria.

Compañeros, reduciendo el consumo de proteina animal, combatimos indirectamente con la indiscriminación que sufren muchos animales y nos ahorraremos unos cuantos euros en carne de mala calidad, y de la leche ni hablamos. Además ganaremos en salud de una forma bastante notable, lo único que quieren es controlarnos, nadie tiene el poder suficiente para poder decirnos lo que tenemos que comer, en este aspecto, sí podemos elegir. Ya estamos hartos de escuchar a los medios decir que podemos coger anemias y ponernos enfermos si no consumimos alimentos de origen animal, todo es una mentira para seguir metiéndonos la carne por los ojos. Si adaptamos una buena alimentación, apostando por alimentos crudos, integrales y naturales, obtendremos todo lo que nuestro cuerpo necesita, además iremos acorde a la naturaleza innata que nos rige desde que nacimos.

6 comentarios en “Cosas que no sabías sobre la proteina animal

  1. Creo que te has columpiado un poco cuando has dicho que la vitamina b12 se encuentra también en alimentos vegetales. Las plantas y los vegetales no pueden sintetizar esta vitamina. Infórmate un poquito antes de hablar.

    • Hola Víctor. A tu comentario decirte que es cierto que las plantas no pueden sintetizar esta vitamina, pero por la acción de diversos microorganismos si que puede conservarse, pero en cantidades minúsculas que no sirven como fuente de vitamina b12. Puedes comprobar que el germen de trigo, la quinoa, las algas, algunos hongos como el bolletus y la levadura de cerveza contienen cierta cantidad de vitamina b12, pero muy pequeña, estos alimentos son vegetales. La vitamina b12 además es muy frágil, y se degrada muy fácilmente, tanto por el lavado, como por los herbicidas y por los procesos de cocción, por eso he dicho que las personas que no consuman alimentos de origen animal tengan cuidado con este aspecto. De todas maneras, la vitamina b12 también depende de varios factores para poder ser absorbida, que sino funcionan correctamente, da igual que te comas un hígado entero de vaca o un kilo de almejas que no te vale de nada.
      Espero que te sirva de ayuda. Gracias por tu comentario.

  2. Es interesante lo que dices, pero de todos modos los alimentos de origen animal también aportan muchos beneficios para las personas, el pescado por sus grasas saludables, los huevos, la leche por sus minerales, etc. Creo que no es necesario ser tan drástico.

    • Si pero la mayoría de esos alimentos están muy manipulados y los animales no se crían como antes. Está claro que la carne, el pescado, etc son saludables con moderación, pero los de calidad está claro. Mis hermanas son las 2 vegetarianas y gozan de buena salud, nunca han tenido ningún problema respecto a carencias, sus análisis salen perfectos y se sienten mucho mejor que cuando comian carne. Aunque no todo el mundo es igual lógicamente.

  3. Independientemente del tema de salud, está el tema de la crueldad a la que se somete a nuestros semejantes. Soy vegana desde hace tres años y nunca he estado (comprobado medicamente) y sentido mejor en mi vida. Bien por el artículo, te felicito y ojalá la gente pueda ampliar su visión y flexibilizarse ante este tema.

    • Te entiendo perfectamente. Yo también comparto la filosofía vegana en muchas de sus facetas, considero que tiene muchas cosas buenas y siempre y cuando se lleve con control y conocimiento no resulta perjudicial. Más que por otra cosa, la proteína animal debería evitarse principalmente por el maltrato animal y la manipulación que sufre la carne, la leche y el pescado antes de ponerla en el plato. Gracias por tu comentario.

Deja un comentario