Psoriasis y alimentación

La psoriasis es un trastorno muy común en personas de cualquier edad, sobre todo jóvenes, debido generalmente a un problema autoinmunitario en el que nuestro sistema inmune ataca por error células epiteliales de nuestra piel, haciendo que éstas suban rápidamente a la superficie, provocando acumulación de células muertas en los tejidos. Es característica por presentar una piel escamosa, rosada y con erupciones.

En este artículo no vamos a hablar sobre las causas de la psoriasis, ni cómo tratarlas, pues no somos médicos, sólo vamos a exponer algunas ideas sobre cómo aliviar los síntomas a través de la alimentación, pues como en cualquier enfermedad la alimentación es fundamental. Existen algunos factores que pueden desencadenar algún síndrome psoriásico y su conocimiento puede evitar la aparición prematura de los síntomas y reducir su gravedad. Muchas veces pensamos que lo que comemos no puede afectar negativamente a nuestra piel, tan sólo depende de si nos echamos cremas o si nos hidratamos correctamente, pero es un error muy grande, pues la alimentación es esencial para mantener nuestra piel en buen estado y cabe recordar que la piel se cuida desde dentro y no desde fuera.

La psoriasis es un trastorno que se refleja en una piel escamosa y llena de erupciones.
Psoriasis aguda

En primer lugar en personas que padecen trastornos de psoriasis, es aconsejable que no usen ningún tipo de cosméticos que no hayan sido catalogados como ecológicos y libres de parabenes y sustancias tóxicas, ya que las sustancias tóxicas podrían penetrar en la piel, que no es que puedan, es que lo hacen, y perjudicar nuestra barrera protectora, conocida también como manto hidrolipídico. En cuanto a la ingesta de nutrientes es recomendable evitar el exceso de azúcares, alcohol, medicamentos, proteína animal y grasas saturadas debido al aumento de ácidez. Un exceso de estos productos acidifica nuestra sangre y como consecuencia cualquier líquido interno de nuestro organismo, por ello, como ejemplo, cuando realizamos cualquier tipo de actividad física y sudamos, al ser nuestra dieta rica en proteínas de origen animal y azúcares refinados, el sudor será mucho más ácido de lo normal y quemará nuestra piel, agravando los síntomas psoriásicos, y ya ni hablamos si se consume alcohol. Dicho esto, sería ideal durante los períodos de psoriasis, priorizar el consumo de antioxidantes, frutas frescas, verduras y frutos secos, y reducir considerablemente el consumo de carnes, azúcares refinados, fritos y eliminar por completo la ingesta de bebidas alcohólicas.

La limpieza de nuestra piel también es importante y durante las etapas agudas de psoriasis es aconsejable darse baños y duchas diarias evitando el uso de champús y geles que no sean ecológicos. Los rayos del sol tomados con moderación, también son muy beneficiosos para personas psoriásicas.

No sólo cuando se sufra de psoriasis se debe de seguir una alimentación adecuada, debe llevarse a cabo a diario, pues en el caso de la psoriasis si se pasan por alto las recomendaciones del médico y se practica una dieta desequilibrada y rica en toxinas, puede derivar en artritis psoriásica, un problema mucho más serio.

5 comentarios en “Psoriasis y alimentación

    • Hola Danny, recuerda que tampoco hace falta ser fanático, puedes comer carne perfectamente, lo que tienes que evitar es el abuso de ella, junto con el de azúcares y alimentos refinados, y a ser posible no consumir este tipo de alimentos durante la aparición de los síntomas, ya que al ser metabolizados producen desechos ácidos. No sólo en la psoriasis, en cualquier tipo de trastorno la alimentación juega un papel fundamental.

  1. Buen día en mi caso la enfermedad que padezco se llama Penfigo Vulgar es en problema autoinmune tengo entendido q las células de la piel se separan y me ocasionan burbujas en el cuerpo y las encías es muy molesto que recomendaciones para este padecimiento gracias

    • Si, es de carácter autoinmune. En primera instancia como recomendación es ir eliminando paulatinamente algunos alimentos implicados que pueden perjudicar el trastorno, como los lácteos, las carnes o el gluten. Más que nada para descartar que fuese producido por una acumulación de péptidos de origen bacteriano o alimenticio. Al menos durante un mes o más, si se nota mejoría se puede entender que el epitelio intestinal es muy vulnerable y que puede haber algún alimento que le caiga bien a tu sistema inmunológico. Es bastante complejo.

Deja un comentario